sábado, 18 de febrero de 2012

“Los Cubanos: Un Viaje Épico”


Diario Las Americas 
Publicado el 02-18-2012
Por Marcos Antonio Ramos 



“Dedicado especialmente a la gran educadora y amiga la Dra. Mercedes Cros Sandoval que ha utilizado este largo y épico viaje del exilio para enseñar e investigar nuestra cultura rescatando un aspecto importante de la misma”.

Con “Cubans: An Epic Journey”, “Los cubanos: un viaje épico”, se le hace a la causa cubana y a las nuevas generaciones un gran servicio. Es la obra formidable de varios autores y lleva un subtítulo inspirador “La lucha de los exiliados por la verdad y la libertad”. Y lo que ella aporta a los estudios cubanos bien pudiera hacer de ella una obra fundamental. Es la nueva hazaña de una prestigiosa entidad,“Facts About Cuban Exiles” (FACE), cuya Junta preside César Pizarro, gran especialista en mercadeo, muy respetado en círculos periodísticos.

Los editores de este magno proyecto, que lleva un prólogo del eminente economista Francisco Rodríguez y una Introducción de Carlos Alberto Montaner, figura principalísima de nuestro exilio y de la literatura, han sido el muy notable publicista, autor y profesor Sam Verdeja y su colega Guillermo Martínez, uno de los más reconocidos periodistas cubanos de nuestro tiempo. A ellos se debe el habernos entregado en forma documentada y altamente creíble el viaje, recorrido o trayecto de generaciones de cubanos obligados a desarrollar sus actividades en el extranjero.

Otros reconocimientos muy merecidos deben hacerse a los patrocinadores: Armando Codina y familia, Carlos Migoya, la Fundación Knight, First Bank of Miami y Riteway Properties. Fue significativa la colaboración del traductor Juan Walte, de “The Miami Herald” por las fotos y de República LLC por el diseño de la portada. Juan Manuel Salvat, de Ediciones Universal, aporta su esfuerzo a la circulación de este volumen de 782 páginas.

El carácter épico de este largo recorrido por los senderos del mundo destruye ataques y malas interpretaciones de aquellos que no han querido admitir que en unas escasas décadas los cubanos exiliados se han ido convirtiendo en una vibrante y exitosa comunidad cuyas dimensiones e influencia se dejan sentir en las mas variadas ocupaciones. A aquellos que estudien al exilio utilizando esta insuperada fuente, excelente obra de referencia, no se les podrá confundir con datos sobre un pretendido fracaso de esta comunidad.

Aquellos que llegaron al exilio sin recursos, como fue el caso del 99% de los exiliados cubanos, constituyen ahora una realidad económica muy superior a la del país del que salieron años atrás. Los exiliados han cometido errores y experimentado situaciones difíciles. No es posible, mucho menos correcto, afirmar que se han logrado todas las metas, sobre todo en cuanto al futuro inmediato de la patria, pero representamos un ejemplo en una diversidad de ocupaciones, actividades y proyectos. Sería casi imposible mencionar una sola actividad o profesión, oficio o empleo en que no hayan triunfado exiliados, muchos de ellos procedentes de ambientes humildes o víctimas del presidio político. Es posible criticar al exilio y sus integrantes, pero sólo cuando se hace con fundamentos.

Cualquier comunidad dista de la perfección. Pero su triunfo empresarial es reconocido hasta en los lugares más remotos. Grandes obras arquitectónicas de las últimas décadas han sido construidas por los exiliados. Algunos de los educadores y administradores universitarios más reconocidos en países tan desarrollados como EE.UU., han sido exiliados o hijos de exiliados cubanos. Ellos han presidido universidades, bancos, multinacionales, hospitales. Sus libros han aparecido en la lista de “best sellers” y han obtenido premios internacionales.

En el mundo del entretenimiento se ha convertido a Miami, como en tantos otros aspectos, en la capital latinoamericana. Se han cultivado las letras, las artes y las ciencias. Artículos de exiliados aparecen en los principales diarios de América. La calidad de médicos, abogados y otros profesionales han impresionado a especialistas en varios países. Exiliados o sus hijos han recibido los más altos rangos militares en EE.UU. También han ocupado cargos en el gabinete de la nación más poderosa. Se han sentado en el Senado y la Cámara de Representantes de este país, han participado decisivamente en el Gobierno de la Florida y sus condados y municipios, han presidido la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara en Washington.

Y no olvidemos que han alcanzado el episcopado en las Iglesias Católica y Episcopal y la dirección de otras jurisdicciones religiosas. Todo eso y mucho más resalta en ”Cubans: An Epic Journey”, que ofrece material histórico sobre la Cuba anterior y posterior a 1959, explicando el ambiente miamense antes de la llegada de los exiliados. Situaciones como la crisis de los misiles, Playa Girón, Camarioca, El Mariel y otros asuntos son descritos para beneficio del lector, sobre todo de habla inglesa. El libro se publica originalmente en ese idioma para llegar a un público más universal y para beneficio de los hijos de los exiliados.

Los autores son, además de Martínez y Verdeja, Howard Kleinberg, Silvia Unzueta, Francisco Rodríguez, Juan Clark, Leonardo Rodríguez, Louise O’Brien, Olga Nodarse, Alejandro Rios, Eloy Cepero, Sonia Frías, Roly Martin, Armando González, Alberto Vilar, José Cancela, Aida Levitán, René Rodríguez, José C. Irastorza, Raúl Rodríguez, Enrique Viciana, Federico Justiniani, Rogelio de la Torre, René V. Murai, Carlos Curbelo, José R. Garrigó y este servidor.

La mayoría de los mencionados posee grados académicos avanzados, doctorados y maestrías, y todos ellos han alcanzado gran experiencia y prestigio en sus actividades. El Dr. Raúl Chao, autor de “Republican Cuba”, obra recientemente publicada, es uno de los colaboradores. También la conocida comentarista cultural Dra. Olga Connor y el gran animador de la cultura y la educación Dr. Eddy Zayas-Bazán. Todos los escritores pasan admirablemente la prueba.

Figuras tan queridas como el Dr. Juan Clark ya habían hecho mucho por difundir las realidades cubanas contemporáneas. En 1991 se publicó una obra pionera en algunos aspectos “Cuban exiles in Florida: their presence and contribution”, con el incansable Dr. Jaime Suchlicki como uno de sus editores principales. En aquel entonces, como en este libro de Sam Verdeja y Guillermo Martínez, me correspondió escribir sobre la religión. La epopeya de los cubanos en la Florida, EE.UU., y el mundo ha sido narrada, elogiada y criticada. El nuevo libro es la culminación de los mejores esfuerzos positivos.

Los patrocinadores, colaboradores y escritores realizaron desinteresadamente sus labores, coronadas con el éxito. Su trabajo y dedicación merece cualquier homenaje. Ahora bien, esos grandes cubanos Sam Verdeja y Guillermo Martínez, siempre apoyados por César Pizarro y la buena gente de FACE, dedicaron años a la investigación, meses a la preparación e innumerables horas que pudieron dedicar a actividades remuneradas, a los viajes y a la familia.

Conocí de cerca como estos buenos amigos míos, los editores, pusieron a Cuba en primer lugar, enamorados de un proyecto que, como cualquier otro esfuerzo humano, puede ser perfeccionado en el futuro. Por ejemplo, una futura edición con mayor atención específica al sindicalismo y a determinados aspectos de los ambientes obrero y agrario, haciendo un énfasis marcado en la variedad étnica y racial que ha ido adquiriendo el exilio cubano.

Este esfuerzo benemérito debe ser imitado. Esa sería quizás una manera de evitar que continúen polémicas infecundas o enfrentamientos innecesarios que no conducen a las verdaderas soluciones ya que no nos benefician ni contribuyen a mantener esa buena imagen que se ha ido logrando. Todo mi respeto y admiración para quienes se han ocupado tan dignamente de este viaje nuestro, correctamente identificado como épico.